Algo más que un blog (1/1)

Un blog. Mantener uno siempre fue una actividad impensable. No hay quien te lea en un formato como ese, a menos que tengas los medios suficientes para ganar suscriptores en tiempo récord y escuchar repetirse infinita e ininterrumpidamente la célebre "YOU WIN" de los juegos de vídeo, o en su defecto, si eres más antiguo, los tres 7 en el casino, o una baraja de póquer, en fin, sentir que tu esfuerzo vale la pena... porque vale la pena, ¿verdad?

Nunca se me hubiera ocurrido crear un nuevo blog, el que tenía ya era suficiente. Lo había creado para probar su eficacia y no había tenido éxito. Pero qué éxito podría esperar con actualizaciones eventuales y lejanas, además de una URL demasiado extraña y de difícil pronunciación. Nunca se me hubiera ocurrido, de no ser por una conversación con un par de amigos de la universidad (Anónimo Conocido y Joseph Curwen). "Creemos un blog de literatura", ¿el motivo?, publicar nuestras creaciones. La propuesta no era nada nuevo, lo único que llamaba la atención era el trabajo en grupo y la posibilidad de ampliar más rápidamente nuestro campo de lectura. Debido a esta posibilidad es que decidí incluir a un amigo más al proyecto, alguien con quien había compartido más lecturas y creaciones que con mis recientes compañeros de universidad: Liàre J.A.

Es así que comenzó Errror de Imprenta. ¿El resultado? Nada tan mal planeado funciona. No había control de publicaciones ni interacción entre los miembros, situación nada recomendable si hablamos de grupos. Pero no me percaté de esto sino dos meses después, en diciembre, mes en que Ariana daría sus primeros pasos (Cartas azules fue la primera serie en el blog, y ¿Conoce a Isabela Duncan? es la más reciente) y LNF  comenzaría a tomar forma. ¿Las medidas? La creación de un reglamento interno que facilitara la interacción (establecimiento de correcciones, reuniones vía MSN, tiempos de tolerancia), y la reformulación de la imagen y concepto del sitio (logo, diseño, temática, página de Facebook, etc).

Ahora bien, hacer estos ajustes no significaba un inmediato incremento de lectores o suscriptores (o "Likes", en lenguaje de Fb). Solo hacía el blog más atractivo.Así que también incluimos el desarrollo de un artículo especial mensualmente. Esto tampoco cambió mucho. Los suscriptores, las visitas, no se dignaban a subir. Así pues, creyendo en que una mayor actividad significaría una mayor cantidad de visitas, modificamos los periodos de publicación e implementamos nuevas reglas. Nada.

Un nuevo miembro, dos, tres. Sí, ya éramos siete en el blog, pero las cosas no funcionaron. Uno salió porque su función se volvió innecesaria, otro era casi un fantasma, y un último tuvo algunos problemas para mantenerse activo, lamentablemente. Volvimos a ser 4, como en un principio.

En esta nueva etapa de reformulación de las cosas debido a la nada nueva cantidad de miembros sucedió algo que nos ayudó mucho. Con motivo de las clases de Redacción en la Universidad, los blogs comenzaron a ser un tema y nos tocó comentarlo. ¿Quién tuvo la iniciativa? Anónimo Conocido. La cantidad de visitas subió (944 en agosto), al igual que el número de suscriptores. Pero nuestro blog no iba muy acorde con lo que hacíamos en clase... Sí, nuevas medidas. Pusimos un límite de extensión y aumentamos el número de artículos especiales por mes (a partir de Julio). Todo para hacer las cosas más sencillas.

La situación, las visitas en ascenso me hicieron pensar en que ya se había establecido una cantidad mínima, mayor a 400 visitas por mes, debido a la aparición del sitio en Google. Nada siempre es seguro, desgraciadamente, y setiembre es una prueba. Tuvimos una baja debido a la poca publicación en la primera mitad del mes. Luego sería compensada, pero no superaría a agosto de ninguna forma.

Es así que llegamos aquí. Aún no tenemos una gran cantidad de comentarios o de visitas; sin embargo, estamos trabajando en ello. Mantener este blog se ha vuelto una actividad placentera y algo seria —al menos yo me lo tomo en serio—. Nos ha ayudado, espero que a todos, a mejorar y nos ha dado una idea de lo que es un trabajo organizado, al mismo tiempo que hemos aprendido que publicar contenido para la web no es tan sencillo, y menos si se trata de literatura, y de creaciones propias. Por este motivo agradecemos a todos los que nos leen, muchos o pocos, y les prometemos publicaciones cada vez mejores, pues nuestro motivo aquí, y sé que todos lo compartimos, no es la simple publicación, sino la capacidad de aprender de los demás, tanto de los miembros del grupo como de los lectores.

Un blog. Espero que sea algo más.

0 comentarios:

Publicar un comentario