Dramatismo EdIano (4/1)


Estaba sentado en la computadora. No recuerdo qué veía. El tiempo avanzaba con la lentitud habitual con la que baila con el aburrimiento y mis ojos se perdían en el monitor. Tal vez leía (cómic, manga, un libro o algo en un foro), no recuerdo con exactitud. Entonces recibí un mensaje, era de Zack. Me habló de un blog grupal y me preguntó que si quería unirme… dudé un poco porque suelo ser inconstante, sin embargo, ya habíamos hablado alguna vez de los blogs y esta parecía una situación propicia. No hice más que aceptar. Luego creo que nos metió en una conversación en conjunto, y me presentó a Anónimo Conocido y a Joseph. Otro vago retazo de memoria que viene a mi mente es que ellos todavía no tenían un seudónimo definido. Los seudónimos fueron algo relativamente importante, se quería que sonara bien… que fueran originales. El mío, por ejemplo, fue una simple idea… quería que sonara elegante, o algo así. Pero los de Anónimo Conocido y Joseph Curwen vinieron días después. Una genialidad el de “Anónimo Conocido”, bonita paradoja, a eso me refiero y…  Joseph Curwen me recordará toda la vida a Twilight.
La idea del blog no era fija. Solo queríamos publicar, queríamos un lugar donde publicar, y se volvió en un principio solo eso. Introducciones que brillaban más por su sinsentido que por otra cosa y una o dos entradas de alguna u otra historia que teníamos en la cabeza. Entonces hubo un periodo perdido, y luego no se volvió a publicar hasta fines de noviembre.
En diciembre todo había vuelto a la normalidad (normalidad anómala, pues no había un patrón definido, más bien era el ideal). No obstante fue más que todo a finales de diciembre. Sus libertades volvieron, presas de la universidad, y diciembre fue uno de los meses con más publicaciones en ese fatídico año para Errror de Imprenta. Teníamos a un bebe sietemesino y lo olvidamos en la incubadora, dicen, algunos neurólogos, que la falta de afecto en los primeros meses de un niño puede provocar sicopatía (tal como Unabomber, terrorista estadounidense).
Lo siguiente que viene a mi memoria es a Zack y yo hablando de que debíamos mantener una constante, que no podíamos perdernos tanto. Ésa fue la premisa para tener algunas de las reglas que quizá nunca conozcan pero que están ahí, vigentes, atormentándonos en ocasiones.
Z.Z., como lo llamó Dennys en 2/1, es la principal fuente de organización del blog. Se tiene que decir, he bromeado llamándolo el CEO de EdI, pero me parece una buena comparación. Tal es el ejemplo de las primeras reglas, de los artículos, algunas ideas nacen de discusiones entre los erratas (nombre que adoptamos para referirnos a nosotros mismos); otras, simplemente de cosas que hablamos él y yo, mas siempre es él el que da el paso firme, el que tiene más de padre.
De algunas de esas bases que nacieron en las vísperas de año nuevo y el inicio de enero están las bases principales de EdI, como dije, también la idea de los artículos. Eso no lo recuerdo bien, recuerdo que escribí un artículo (algo caótico) de Crónicas del pájaro que da cuerda al mundo, y que había nacido la idea, de alguna manera, de que escribiéramos un artículo mensual. Cada uno de nosotros de un mes, con los escritores que consideramos más importantes de cada mes. Es una elección difícil, hay muchos escritores que no se conocen… y que son más bien, como se ha visto en los últimos artículos (agosto representa fielmente lo que digo), escritores que o conocemos, o nos llaman la atención.
Todo lo que he narrado en estos últimos párrafos son… los primeros pasos de EdI. Ya hablamos de su natalicio y de cómo estuvo secuestrado en una incubadora, pues es un chico genio y ya en enero sabía caminar con pie seguro. Luego hay una especie de orden. Hay más entradas, inclusiones rápidas y salidas igualmente rápidas. Un nueva constitución de EdI, y entradas, muchas entradas.  9-12 son el promedio mensual de entradas que nos han llevado hasta el día de hoy.
Ha sido un proceso largo… mantener un blog no es fácil, yo tengo un blog y lo mantengo a duras penas; una entrada por mes, si no me duermo. Y este blog ha sido el producto de las sumas de nosotros, a veces algunos se pierden… O la U. los secuestra… o es el aburrimiento, la falta de motivación. Pero la idea está ahí y yo no dejaré de publicar aquí mientras este blog exista, mientras siga siendo “EdI”… Intentaremos que esto llegue a la senectud y haremos que viva dos siglos si los años nos dan, y si muere, morirá en la gloria. Como el gran guerrero que es.
Ahora aplaudan, compañeros, y hagamos un brindis en mí… por el honor de EdI, yo no bebo, pero una Coca-Cola nunca viene mal. Ustedes mátense por EdI, yo escribiré por ella.

0 comentarios:

Publicar un comentario