Recuerdos borrosos, recordando el día en que nació Errror de imprenta (3/1)

Conversaciones, conversaciones que tengo a menudo, usualmente no tienen rumbo y terminan en los temas más inusitados. Pueden empezar una conversación conmigo hablándome de alguna cosa y yo terminaré mencionando alguna otra. Quién diría que de estar comentando de escritos propios se llegaría a la realización de un blog, este blog.
Ahora que lo pienso no recuerdo a ciencia cierta cuál fue el comentario que dio inicio a que cada uno muestre algún retazo de lo que escribió y dejó abandonado pero no olvidado, en carpetas o en correos. De la misma manera no recuerdo como me vi inmiscuido en una conversación triple.
Ya conocía los escritos de Anónimo conocido. Un día decidió mostrármelos: unos cuantos poemas y un proyecto inconcluso de novela, en cierta forma autobiográfica, narrada en primera persona, su forma predilecta de narrar, llamada Charlotte. Consideré a los poemas interesantes, y a la novela entretenida aunque pecaba, en palabras de su mismo autor, de ser “muy emo”. No podía estar más de acuerdo. Fuera de eso, tenía buenas referencias musicales, una canción para cada momento. Mientras leía las iba escuchando.
Por su parte Zack Zala enlazó su blog, Ad Realia, o quizás colocó en la conversación que teníamos algunos versos. No recuerdo con exactitud, a lo mucho recuerdo que yo puse algo que escribí hace buen tiempo; versos intentando tener musicalidad aunque se diera de forma forzada. Posteriormente, ya en el blog creado, volvería a publicar otro poema titulado La parca. Yo intentando tener referencias griegas en lo que escribo. Evocación de figuras mitológicas: La parca, Cronos, Apolo; todos ellos debieron iluminarme para que no lo hiciera. ¿Dioses, por qué me abandonaron? Soy melodramático es cierto; pero siempre trato de no caer en expresiones exageradas. Si lo volví a hacer me disculpo, a veces me dejo llevar.
¿El nombre del blog? Cuando se habló del posible nombre varias fueron las ideas que cruzaron por mi mente, aunque ninguna me pareció suficientemente buena o aceptable como para dejar que se manifestara en la conversación que ya no habla sobre una posibilidad sino de una realidad. “Poetrúsica”, en referencia a mi pasión por la música y la literatura; la idea no es original, viene de una película llamada La sociedad de los poetas muertos (se las recomiendo). Otra ideas, “Sin rumbo fijo”, “Quijote”, “Divagando”. Siempre menciono que soy pésimo para los nombres.
Al final alguien menciono Error de imprenta. Estuvimos de acuerdo en que ese sea el nombre solo con un pequeño detalle extra, nada importante, un guiño quizás vanguardista. Una “r” más para hacer el nombre más literal. “La vanguardia es así, mi capricho, mi ley”, como decía Charly García al final de una canción que al escuchar el videoclip pareciera que el sonido estuviera mal grabado. Considero que es una gran canción a pesar del aparente mal sonido. Pequeñas genialidades y atrevimientos que aprecio.
Al igual que la creación de este espacio( en el cual se nos uniría Liàre días después de su creación), el motivo principal de sus publicaciones nació producto del azar… ¿Después de todo pudo terminar siendo un blog de música, no? Miento; no, en verdad el motivo de este blog no pudo ser otro, en mayor o menor medida este blog fue hecho por personas que le profesan cierto aprecio a la literatura. Fin.

0 comentarios:

Publicar un comentario