La medianoche del Japonés

Nunca antes pasé la vista sobre una novela de no ficción escrita en mi país sobre mi propio país. Nunca antes de Jorge Salazar. Me ha gustado mucho, ciertamente. Una novela en la que la realidad viene por momentos a llevarte de la mano en un viaje hacia el pasado, para que seas testigo de un detalle perdido detrás de la historia conocida. Así, una obra que demuestra en sí misma la importancia de lo que a simple vista podría parecer fútil.

Jorge Salazar, periodista y escritor peruano, falleció hace casi 4 años. Publicó La Medianoche del Japonés en 1991, resultado de sus investigaciones periodísticas, como gran parte de su obra. Al fin, ¿cuál es el tema central de la novela? Un asesinato. Corrían los años 40 y la segunda gran guerra estaba por llegar a su fin. Noviembre de 1944. Una familia de 7 japoneses es asesinada cruelmente en Lima mientras dormían. El principal sospechoso: Mamoru Shimizu, el hermano de una de las víctimas. ¿Cómo pudo un hombre asesinar a su propia familia? El hecho se expandió rápidamente en los diarios de la época, los cuales describían al asesino como un ser despiadado, llegando por momento a generalizar esta característica respecto a su ascendencia japonesa. En estos tiempos, Perú estaba en guerra con Japón, y la discriminación hacia los inmigrantes nipones era atroz. Ismael Ortega, periodista de La Crónica se llega a obsesionar con el caso por años, incluso después de que éste fuera cerrado.
En la novela se diferencian al menos tres narraciones: la historia contada por Ismael Ortega; un narrador omnisciente que hace lo mismo, y que se permite contextualizar la novela, haciendo referencias y saltos geográficos y temporales enormes (de Lima a París, a Nueva York, al Japón de la Era Meiji…), para introducirnos cada vez más en este drama; y la historia documentada (notas periodísticas, cartas, comunicados de prensa). De esta manera, se nos hace más comprensible parte del tradicionalismo japonés y su conducta durante la guerra.
Jorge Salazar, a través de esta obra, nos recuerda que el mundo está conformado por relaciones, y que incluso la más fortuita puede llegar a tener un gran significado. ¿Cómo pudo Mamoru Shimizu asesinar a su propia familia? Hay algo místico detrás de todo. Si quieren descubrirlo, lean la novela.

0 comentarios:

Publicar un comentario