¿Qué pasa cuando el barco de guerra más avanzado de Japón viaja accidentalmente al pasado, en medio de la 2da Guerra Mundial? Peor aún: ¿Qué pasa cuando, en su afán por volver a su tiempo, sus tripulantes deciden no intervenir en el curso de la historia, pero se ven cada vez más obligados a tomar acción?
 


Estas son las preguntas que dirigen el argumento de Zipang, un manga de Kaiji Kawaguchi (también con una versión en anime de 26 episodios), en una historia que va desligándose poco a poco de lo que conocemos sobre esta guerra y su desenlace.

Cabe señalar que el nombre "Zipang" ( ジパング, pronunciado "jipangu") viene de una de las antiguas denominaciones (Cipan) que se le daba a la isla que actualmente conocemos como Japón.

Los dejo con el opening ;)

Hola. ¿Se preguntarán... qué es MK Ultra? No, a quién engaño. Ustedes saben qué es... Un malvado proyecto llevado a cabo por los malvados estadounidenses para dominar el mundo. ¡Eso es! Ok, no, no es eso. Bueno, sí es malvado... pero ése no es el punto.
Quien les habla, amigos, no es Zack. Él está muerto... hmmm, bueno, no muerto como tal, pero no está aquí. Fue capturado, en este momento lo torturan y sacan su naturaleza reptiliana a la faz de la tierra. Yo tampoco lo creí...
Esperen, esto no tiene sentido, joder...
Los illuminati se llevaron a Zack, compañeros. Yo, Liàre, les pido su ayuda para luchar contra el ejército de reptilianos y soldados superhumanos de USA. Sí, ahora creo que sí tiene sentido. En fin, el texto:

.+.+.+.+.+.+. MK Ultra.+.+.+.+.+.+.

— Entonces...
— Lo sentimos, usted no ha superado la prueba
— Bien, ha sido un gus...
— ...pero aún existe una posibilidad, ¿sabe?
— ¿Cuál es?
— Unirse como voluntario en el programa experimental de formación.
— ¿Qué tipo de experimento, dice?
— Hemos diseñado un programa para mejorar las habilidades físicas y psicológicas en una persona. Planeamos implementarlo pronto como programa oficial de la agencia. Adhiriéndose como uno de los primeros voluntarios, y dependiendo de sus resultados en las distintas pruebas, podría también formar parte de nosotros. Considere que su evaluación no ha sido negativa esta vez, tan solo no fue "lo suficiente". Y si le estoy diciendo esto es precisamente porque creemos que usted puede tener buenos resultados.

---

— Describa lo que siente.
— (...) me siento enfermo... mareado... ¿cuánto va a tomar esto? Tengo un... luego
— Solo será un momento, no se preocupe.
— ¿Qué clase de...droga es? ¿Por qué todo está azul...?
— Ya le dije, estamos probando su resistencia. No hay ningún riesgo. Cálmese y dígame lo que siente.
— Se está... alejando...
— ¿Qué cosa?
— Tú... se está yendo más lejos... oh, no...
— Tiene que relajarse, ¿qué ve?
— Me hago pequeñito y... un hombre se ríe, ahí, detrás de ti, ¿quién es? ¿Por qué te ríes? Oiga, dígame algo, le estoy contando, eso veo... dios...no, no... ¡No deje que se acerque, no...!

---

— ¿Qué? ¿Por qué por qué me mira así? ¿Cuándo van a empezar las jodidas misiones? quiero salir a cazar delincuentes, ¿me van a dar un arma, no? Je... siempre quise un arma, ¿sabe? Mi padre me compraba pistolas de juguete, una era azul, imagínese una pistola azul, así, como el mar, como eso de allá... mi padre, sí... si no era azul era un gris extraño... un gris azul, así salía a cazar delincuentes, yo era un héroe. Eso es feliz, ser feliz...

---

— ¿Fuiste tú, no?
— No... no no no no Yo... yo no hice nada, pa, yo he sido bueno. Siempre...
— Yo te vi, tú lo hiciste, ¡ahogaste al gato en el lago!
— No... yo...
— Tengo fotos, niño desgraciado, mira
— Pero ahí no hay nada, papá, está en blanco, ¿no ves que está en blanco? ¿No? No, papá, sí están en blanco, ¡estaban en blanco!, ¿por qué me muestras eso?, yo no hice nada, no me golpees, papá, por favor...
— Eres tú, mira bien, ¡mira!

---

— ¿Qué es eso? No me he estado... sintiendo bien, ¿sabe? ¿Qué son esas pastillas? Me duele todo el cuerpo... no duermo... Creo que he cambiado de idea, no quiero continuar...
— ¿No le hacen sentir bien las pastillas? Esto es para unos masajes.
— Sí, pero no puedo... falto a clases... ¿dónde están los resultados?
— Todo a su tiempo. Ahora relájese
— Siempre me dice... que espere... No puedo relaj...aaaaarggg... aaaaaaaaaaaah, ¿qué es eso? ¿Qué hay en mi cabeza? ¡Quita, quita!
— Son masajes, relájese o no tendremos buenos resultados...
— No, yo... ¡aaaaaaaaaaaargggggggg! Ya no... Yo... (!!!)

---

— Hola... ¿Hola...? ¿Qué es lo que hacen? ¿Por qué no me responden? Yo... quiero ir a casa ¡Quiero ir a casa! (...) ¿Sigo en el laboratorio? No... luce distinto, ¿qué lugar es este? ¿Alguien...? Sí, oh, gracias al cielo, por favor, ayúdeme, ya no quiero seguir, dígales que ya no quiero... Oiga, ¿qué hace? No haga eso, esa luz me lastima... Estoy drogado, ¿verdad? Podré moverme en un par de horas de nuevo, ¿cierto? Oiga, ¿me está escuchando? ¿Qué dice? ¡Claro que respondo!, le estoy hablando, señora, ya no quiero estar aquí... Sí, sí, hágame preguntas... Sí, recuerdo, mi nombre es Allan Rawlstone, tengo 23 años, vine aquí por un programa para ser parte de la Escuela de Oficiales OCS, quería ser un agente, un espía, como en las novelas, pero... Señora, no, no se vaya, ¿por qué no me responde...? Yo solo... yo solo quiero... ir a casa...

---


— Uno, dos... uno, dos, tres... ¿Hola? No responde. Está así desde hace dos días. No ha resultado reponerle sueño con sedantes. Tampoco sirven las descargas.
— Pero está vivo, ¿tampoco recibe órdenes? ¡Hola! ¡Hey!
— Por más que lo pellizque no va a responder... Creo que...
— Espere, está murmurando algo
— No escucho nada...
— ¡Shhhh!
·
·
·
— ...ah...ah... ah... (...) ah...
·
·
·
·
— Pruebe con pequeñas descargas en la zona frontal. Quizá responda en un par de días. Si no, ya sabe qué hacer

Por Zack Z.

Nikola Tesla es sin duda uno de los inventores y científicos más reconocidos de la historia. Por ello ha tenido un sinnúmero de apariciones en la cultura popular, desde libros hasta juegos de vídeo.
En The Prestige (2006), conocida en español como "El gran truco", de Christopher Nolan, Tesla hace su aparición, interpretado por David Bowie, como el inventor de una máquina para teletransportar personas. Sin embargo, dicho invento guarda un oscuro secreto.


¿Viste The Prestige? ¿Qué te pareció? Si no la viste, te dejamos el tráiler ;)

El 5 de abril de 1992, hace 23 años, domingo, como hoy,  Alberto Fujimori, entonces Presidente del Perú, salió en todas la televisoras de señal abierta por la noche. ¿La razón? Indicaba el cierre de las dos cámaras del Congreso, el Poder Judicial y el Ministerio Público, amén de toda institución pública de poder del país. Nuestro editor general, Zack Zala,  ya ficcionó esto años atrás. Ahora me pasó la batuta (otra vez).

 

Repensando el ¿(auto)golpe? 

Era el último día del año y quería pasarla bien informado. Cómo se había visto su primer año y medio de Gobierno nacional e internacionalmente. La posibilidad de una nueva normativa que le permitiera reelegirse ya era un hecho consumado en su cabeza y en la de su asesor. Presidente del Perú por los próximos diez años… o más. Entretenido como estaba y con la mirada fija al monitor no vio entrar, de improviso, a un edecán. Alberto no despegó el rostro de la máquina y solo se escuchó un click y cómo el militar tragaba saliva. «Aquí… el informe…», atinó a decirle. Alberto hizo un movimiento rápido pero solemne, como practicado, con una mano y el hombre dejó el machote en el escritorio, encima de la ruma de periódicos. Apenas se fue aquel, Alberto comenzó a hojear los papeles de título pomposo “Plan de guerra contra el terrorismo”. Ya sabía su contenido íntegro y todas sus modificaciones. Esta era una formalidad más que él disfrutaba. Descolgó un teléfono. «Ya llegó, doctor, feliz año.» Esperó que su interlocutor conteste y colgó. Es una buena manera de empezar el año, pensó. Ya todos se habían ido de vacaciones por Navidad y Año Nuevo, incluso su asesor. Menos él. Él tenía que seguir trabajando y repensando en qué iba decir. Una fecha tentadora era marzo o comienzos de abril. Él plantearía algunas medidas más agresivas en cuanto a las reformas públicas o políticas antiterroristas, el Congreso no las aprobaría y sería el detonante. Entonces lo cerraría, al igual que al Poder Judicial, al Ministerio Público, gobiernos y parlamentos regionales y otros organismos gubernamentales. Reinaría la anomia y el poder lo tendría solo él. Luego llenaría cada institución con sus vasallos y gente de confianza. Él tendría plena libertad entonces. La palabra «autogolpe» rondó su cabeza entonces, claro, era toda una novedad para el país. Nunca nadie lo había hecho antes. ¿Que un presidente se haga un autogolpe? ¿Cerrar todo? ¿Disolver, pulverizar, aniquilar? Disolver. Recordó cuando su madre le había dicho en japonés «tú eres el elegido» y él lo sintió como una premonición… una donde él salvaría a su pueblo, a su raza y, sobretodo, a su familia… luego vendría la Universidad… Sonó el teléfono. Contestó de mala manera. Colgó rápido. ¿Que el nombre es simbólico, exuberante? ¿Lo había dicho entre bromas su asesor? No le importaba. Los primeros días de enero grabaría el spot piloto, usualmente los primeros son los que mejor salen, pensaba. Descolgó otra vez el teléfono y ahora sí habló largo rato.