Un pequeño relato que escribí hace meses. No tuvo final. Lo volví a reescribir y le di este final.


Era un día nuevo , un nuevo comienzo para José Guevara.
Días antes se sentía confundido , mas que confundido , se sentía preocupado: se acercaba el ultimo día de clases y no tenía idea de que hacer cuando acabará el colegio.
Nunca le había pasado por la cabeza la idea de que hacer con su vida una vez que se encontrara fuera de ese mundillo. Veía esos días muy lejanos; pero los meses se volvieron semanas y las semana días . Así que en las ultima semana se había decidido a encontrar la respuesta a su interrogante. Desde que tenía uso de memoria siempre se recordaba leyendo un libro, viejo compañero de soledades. Sentía las palabras que leía era tan ciertas y profundas y sentía que a través de los libros lograba conocer, de alguna manera, al autor. Había aprendido a vivir lo que leía .
Sus notas eran regulares, pero siempre había resaltado en letras. ¿Por qué no me dedico a escribir? Se preguntó . El profesor siempre dice que mis composiciones son brillantes y demuestran un talento natural .
No hay mas vueltas que darle , estudiare literatura , se dijo para sus adentros. Además siempre me interesó la idea de escribir un libro. He tenido muchas ideas; pero ninguna la he llevado a un fin. Sonrió para sí mismo y se sintió orgulloso de lo que había decidido.
Los días de confusión habían acabado , había encontrado algo que lo haría sentir feliz y realizado. Sentía que tenia talento. Se veía en lo alto , en la cima , siendo reconocidos por otros que al igual que él habían ido detrás de sus sueños.
Llegó el último día de clases y José se alisto para ir al colegio , seguro de sí mismo y de su decisión. Llegó al salón , se sentó a escuchar las últimas palabras de sus profesores. Solo le interesaba lo que uno de ellos tenía que decir, su viejo profesor de Literatura, el que tantos libros le recomendó, uno por cada problema que tuvo. Mas este nunca se presentó.
No podía esperar a que sonara la campana del recreo para hablar de sus planes con sus amigos. El tiempo se torna relativamente extenso cuando uno piensa en él.
Las horas pasaron y llegaron los tan ansiados minutos de recreo . José y su grupo de amigos se habían juntado a hablar de lo que harían en el futuro.
-Yo seré abogado-dijo Javier-. Mi padre y mi hermano mayor lo son y yo espero seguir sus pasos.
-Mmm ...abogado , tal vez yo también lo sea. Abogado Aguirre, no suena mal - dijo Luis.
-¡Abogado , tú! No me hagas reír , con esas notas a lo mucho llegas a barrendero-dijo Javier.
Todos se rieron.
-¡Como vuelvas a hacer otra broma te rompo la nariz!-dijo Luis, con una mirada llena de odio y envidia -. En el fondo sabía que era cierto.
- Yo seré ingeniero , allí esta el dinero. Mi padre me mandará al extranjero a estudiar , ya no puedo esperar para irme de este país- dijo Javier , con un tono de superioridad.
-¡Qué suerte tienen todos! -dijo Julio, con la mirada baja-. Yo acabando el colegio voy directo a trabajar.
-Bueno dejando del lado la mala suerte de algunos, ¿qué vas a estudiar José?. -dijo Javier, mirando a Julio con un gesto de superioridad.
-Estudiaré literatura.
Todos se quedaron sorprendidos .
-Literatura , estas loco ¿de que vas a vivir?. Se logró entender entre todos la batahola generada por sus compañeros.
-Ya me las arreglaré , superaré todos los obstáculos. Seré el mejor-dijo José.
-Serás un mendigo-dijo, Javier entre carcajadas.
La campana sonó y entró el ultimo profesor a decir lo que ya habían dicho los anteriores: el viejo discurso reciclado.
En las carpetas posteriores aún se escuchaba a Javier hablando en voz baja: recriminándole a José su decisión.
Una vez acabadas las clases el grupo se quedo afuera del colegio , despidiéndose , deseándose suerte en sus caminos y prometiendo que se verían de vez en cuando. Más de uno nunca más se volverían a ver.
José fue directo a su casa , sentía que debía decirles a sus padres la decisión que había tomado.
Nunca se habían preocupado en preguntarle sobre sus aspiraciones pero su padre, un hombre serio y práctico, le había dicho en la mañana que esperaba su respuesta cuando volviera del colegio.
José entro en su casa , se cambió y fue a conversar con su padre. Él cual se hallaba en la mesa de la sala esperándolo.
-Y bien , que has decidido-dijo su padre , con seriedad en su mirada.
-Estudiaré literatura, papá -dijo José con alegría en su mirar.
-¿Es una broma? No puedes hablar en serio.
-Pues si , habló muy en serio.
-¡No!. Serás abogado , ingeniero , medico , cualquier cosa menos literato.
-Pero , papá. Yo seré el mejor , confía en mi ...
-¡No seas estúpido hijo! He dicho que no y se acabó.
El papa de José se levantó furioso de la mesa , José trato de detenerlo pero fue derribado de una bofetada. Y allí en el piso las dudas de José se tornaron grandes , los obstáculos insuperables, su convicción antes fuerte ahora se mostraba frágil .
Lágrimas se acercaron a sus ojos y desde ese día José vio la vida con los ojos de su padre, sonrió y dijo: que tonto aquel sueño...
Luego de beber unos cuantos tragos (no mucho), salí a caminar por .... Noquieroespecificar y se me ocurrieron algunas palabras sin sentido, dedicatoria ni conclusión. Lo más probable es que edite esto y que lo editado lo reedite para luego publicarlo como parte de alguna otra idea.

(dnsabdjhbc8q6kr)


Un par de ojos,
una sonrisa
y unos pechos....
es todo lo que necesito de ti para ser feliz.
¿Qué más puedo buscar entre tanta bohemia?

Unas palabras de tantas; que ahora, sin motivo ni validez,
logran que mi sangre hierva... que la molestia y el desagrado
tome un paso y un rezo para hacerme preso de lo que busco: Una meta sin camino.
¿Qué más se puede buscar para ser feliz?

Yo no quiero nada, solo quiero que esta cerveza no se me suba a la cabeza. Quiero volver por mis llaves...

Que si el alma humana existe... no lo sé---

Tú esencia puede perderse con el simple aroma de tu aroma,
con la cálida frialdad de tu mirada,
con la ingenua perseverancia de tus actos...
con esa estupida forma de pensar, tan desagradable y apetitosa a la vez,
con ese deseo y con ese tedio, con esa libertad que quiere ser esclava.

El enemigo de todos esta noche quiere ser Anónimo.
Reciba usted a bien mi saludo. Piense también en lo más común que existe, y en lo más extraño y asombroso al mismo tiempo. Lo más probable es que la confusión lo asedie si es que no se sumerge de alguna forma en un universo surrealista. Sí, precisamente es de surrealismo que vengo a hablar hoy (aunque no vengo, pues no hay de dónde venir si eres narrador, y menos aún a dónde ir), pero no me referiré a la corriente surrealista, sino que narraré algo (sí, otra vez...lo siento u.u no puedo evitarlo T_T). Vamos pues: empezaré.

.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.

Llevado por la curiosidad como bote sin control que es arrastrado por la corriente de un río, llegué la tarde del martes a la Plaza San Martín con destino a la calle llamada "De la Unión" en el centro hipotético de la ciudad. Buscaba con ansiedad vestigios de una exposición supuesta, sugerida por mi memoria como contada por mi abuelo algunos días atrás.
Colgaban afiches de algunos faroles, como anunciando una exposición artística. Me acerqué a leer: no era lo que esperaba. Describían, según advertí, un proyecto de construcción. Se trataba de un edificio, el cual, según pude ver en la imagen adjunta, tenía la apariencia de un virus: lo principal, según decía la descripción, eran los balcones (aparentemente el proyecto era una especie de extrapolación de los antiguos balcones de Lima a un estilo minimalista y casi industrial. No era su intención que pareciera un retrovirus...), los cuales hacían muy bien de espículas, pues sobresalían exageradamente del edificio como si en realidad fueran plataformas aéreas de juego. Pero lo más extravagante no era en sí el edificio, sino el lugar en el que se supone que iría. Según la imagen, se ubicaría por ahí, entre todas esas construcciones de estilo clásico..."un total contraste...una total desconfiguración...¡una total estupidez!" fue lo que pensé al verlo mientras reía disimuladamente.
Los afiches de aquel burdo proyecto llegaban a la calle hacia la que me dirigía, la cual parecía estar bloqueada por un tumulto. Cuando llegué allí pude ver claramente de qué se trataba... Dos cámaras de un vidrio grueso, una dentro de otra, con unos diez centímetros de separación entre ellas, evocaban una especie de armario con doble entrada. Un cartel cercano ilustraba aquella excentricidad: "Conozca el Jirón de la Unión sin los sonidos que lo caracterizan". Y la gente hacía cola para experimentar el silencio, para conocer el silencio... como si éste les fuera tan desconocido. Aunque también es cierto que no hay lugar de mayor estridencia que las calles.
Esta muestra parecía emocionar mucho a las personas, pues rápidamente fueron acumulándose a fin de tener su turno en la tan extraña atracción. Era una especie de magia: el silencio que había en ese reducido espacio —como si el silencio pudiera ocupar espacio alguno—, parecía alimentar a quien se atreviera a visitarlo con una tranquilidad especial y despertar en él una curiosidad infantil que permanecía al menos hasta unos metros más allá de la cámara.
Todos querían experimentar ese "algo" tan conocido pero tan poco recurrente: era como un reencuentro familiar luego de años de separación. Y aquel reencuentro estaba cargado de nostalgia y ansiedad.
El tumulto había crecido, el número de hijos pródigos del silencio era mayor. Y, al ver que los tiempos de encuentro se extendían mucho en algunos casos, uno de estos expresó sus ganas de entablar una conversación con su padre:

— Ya escucharon bastante el silencio —dijo dirigiéndose a quien permanecía aún tras los vidrios, aunque en vano, pues ningún sonido era capaz de pasar a través de ellos.

"Escucha el silencio" me dije entonces volviendo a sonreír de forma irónica y retomé mi camino, esperando encontrar más allá aquella exposición de arte que tanto esperaba, mas con la satisfacción de haber presenciado una forma de expresión de los lazos místicos que enlazan al hombre con el mundo.

.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.

Bien, eso es todo por esta vez... Espero no haberlo aburrido. Gracias por leer =)
Hace unos días, mientras dialogaba con Zack Zala sobre su "Casting de ideas" recordé una que se me ocurrió hace mucho , mucho, tiempo. Es buena a idea, solo que me da algo de "flojera" escribirla - todo a causa de mi naturaleza ociosa - pero creo que el pertenecer a este grupo que publica "publicaciones" en este blog, es una buena escusa para ello. El nombre no se me ha ocurrido aún, pero creo que "Bitacora de una pérdida sin regreso".
Por ahora solo haré un intro de lo que será. Para mayor información preguntenme sobre lo que se me ocurrió cuando me vean, si tenemos tiempo podemos tener una algo amena conversación.



"Cartas azules"


Carta 0
Parte 0

¿Qué pasó?
Ahora, camino por la calle sin importarme lo que pueda encontrar en frente. Cabizbajo. Veo mi pie izquiero adelantar al derecho, luego el derecho al izquierdo y así sucesivamente en una carrera absurda e interminable - al menos por estos momentos -.
Trató de limpiarme la frente con la muñeca, aunque no haya suciedad ni sudor, solo costumbre.

Sigo caminando. Una chica tropieza sobre mi. Ella sigue su camino. (No estoy para estas cosas).
Subo al bus que me lleva a casa. Me siento en un asiento lejos de los reservados, ya que no tengo ganas de aparentar amabilidad el día de hoy.

Recuerdo la última conversación que tuve contigo, Allison.
<<¡Estoy cansada!>>. Yo también lo estoy, pero no de ti. <<¿Por qué estás distinto?>> Si te explicará que las personas son las mismas, que las únicas que cambian son las situaciones, no me entenderías. No he cambiado, al menos no lo suficiente como para que deje de gustarte. Sólo ha cambiado tu forma de quererme. <<¡Me voy!>> Yo te amo. <<¿No dirás nada?... Para variar>>. Debí cerrarte la boca con un beso. << Adiós >>

He peleado con ella.

Dejo mi movilidad y camino los pocos metros que quedan hacia mi guarida. Busco mis llaves en el bolsillo que creo estarán, el derecho, mientras busco unas monedas en el bolsillo: quiero hablarte por teléfono. Subo las escaleras hacia mi habitación. Trato de recordar los olvidos y olvidar los recuerdos. Me echó sobre la desordenada cama en la que algún día te tuve. Digamos que solo quiero descanzar en estos momentos y tal vez pensar en el blanco vacío.

Le doy "play" a un disco de AC/DC para que le haga de soundtrack a esta situación. No lo hago porque me identifique con alguna canción específica en este momento, más bien lo hago porque no me recuerda a nada de ella. Lo único que me recuerda es que el rock and roll es de la putamadre y que así me olvido de todo los demás. Sólo quiero matar tiempo en mi cuarto. Sólo quiero oir la guitarra de Angus y a Bon Scott con esa voz tan pendenciera, provocadora y pendejamente rockera.

Pienso que ya todo pasará, para eso está el tiempo.
["Es un largo camino para llegar a la cima si quiero ser una estrella de rock".¿no? ]

Que yo la seguiré queriendo... que no importa lo que piense ahora... que lo hecho, hecho está y las soluciones que planté ahora están por demás.

"Si tan solo la hubiese tomado del brazo y apresarla entre los míos y hacerle saber (sentir) que la amo".

Otra vez pienso en el tiempo. Maldito el tiempo que no me permite arreglar algunas cosas.Como no volver sobre mis huellas y arreglar algunas cosas. Pero por algo pasan las cosas ¿no? ¡Qué estupidez! Pero en fin.... que para las acciones hay tiempo futuro, y para el futuro ya no hay pasado. Somos presas de un tiempo que desconocemos, de un mañana que ignoramos y que conoceremos solo de forma parcial hasta el final de nuestros días. Que todo tiempo pasado fue mejor lo ignoro, pero creo que en este momento comparto dicha aseveración.

Sólo espero que ya nadie se meta conmigo, en mi camino, ni venga a fastidiar, ya que no estoy de ánimos para aparentar amabilidad. Aunque... pensándolo mejor quiero que me busquen, para así quitarme de encima las muchas cosas que me tienen en este estado (no es la manera correcta, pero da igual, la cosa es que yo me sienta mejor) Quiero seguir buscando a alguien para dar alguna estocada... pero el sueño me vence por estos momentos.... momentos .... momentos....


It's another lonely evening
and another lonely town
but i ain't too young to worry
and i ain't too old to cry
when a woman gets me down
got another empty bottle
and another empty bed
ain't too young to admit it
and i'm not too old to lie
i'm just another empty head
That's why i'm lonely
i'm so lonely
but i know what i'm gonna do -
I'm gonna ride on
ride on...
(AC/DC - Ride on)

Los rayos del sol comienzan a darme en el rostro. Despierto.
"¿Sol?, pero si cerré las cortinas negras. ¡¿Qué carajo?! ¿Arena? ¿Dónde mierda estoy?"

(Dos horas de preguntas sin respuestas después)

Estoy en una especie de desierto. No, sí es un desierto. Ya me hice las suficientes preguntas y aún no sé que hago aquí. No logro ubicarme, pero el sentido común me dice que éste no es buen lugar para estar solo y sin ... "cosas"...

Caminaré, buscaré alguna persona que pueda ayudarme. Por lo pronto es lo más sensato.Siento algo de sed y por ahora olvidé lo que ayer.



Cuando ya no haya
pasos por andar
y el alma mía
sienta despegar.

Mientras mis recuerdos
sean lo único que me hagan durar.
Y mis ojos dormidos
ya no quieran despertar.

Sé que aparecerás
como Parca te presentarás.
Cuando las criaturas de la noche
comienzen a aullar,
y solo quede frío en mi mirar.

Escucharás las tenues campanadas
y sosteniendo las oxidadas tijeras
cortarás el frágil hilo
que en tus pupilas
nunca reflejó su brillo.
Saben... en ocasiones uno se siente inspirado pero no sabe que escribir... Suena discordante, lo sé, pero suele suceder. Es justo lo que experimento ahora... y busquen (ustedes) algún motivo por el que crean que me siento así- comuníquense conmigo si encuentran alguno-. Yo no lo sé, pero sé que no es por enamoramiento, no son drogas ni comida en mal estado. No es la música que estoy oyendo (aunque esto puede entrar en contradicciones) ni ese extasioso recuerdo que no recuerdo. En fin, hoy quise escribir y lo hice.

¡Ahí va!

Mientras hago memoria sobre algunas propiedades de la materia y algunos fiascos en mi "vida pasada" (sucesos del día de ayer), relacionándolos y abusando de ellos para encontrarle algún orden claro a esta situación un tanto descontrolada...

[Sé que...(8) necesito hallar una manera de decir lo que quiero decir... pero mejor mañana.]

... he salido de contexto para encontrar esa manera.
Mientras camino con un, muy forzado, estilo "chulo"; te imagino, recuerdo y nombro, junto a los versos (si es que se le puede calificar de esa manera a esa construcción oracional carente de ritmo y rima) que algún dia tuve el "desagrado" de escribir.
Mi tipo de chica....
[.... pensando en eso es que escribo esto....]

Una chica que no pregunte los porques,
que se quede callada cuando diga que la quiero,
que se sonroje, me mire y sonria. Y que nuevamente se sonroje.

Una chica que me contradiga cada vez que le susurre
"eres la persona más bella del mundo".
Que me dé la razón cuando diga que estoy Loco.
Mientras duerma me despierte a susurros.

Busco ser compañero de una compañera,
ser pasajero sin boleto de regreso hacia un mundo
lleno de fantasía, con ligera frialdad.

Quiero una chica que no me deje dormir,
que fantasee conmigo de noches.
Que tenga las pesadillas que comparto con mi pc
y que no le dé miedo ... que no diga "Siempre"

Alguien que me quiera lo que dura el enamoramiento.


Aunque en última instancia, no busco nada.

Hoy que pienso en todo eso.... vuelvo a tropezar, es por eso que prefiero ocupar mi mente en el programa televisivo de moda, en la canción que bailan en todos los huecos y en aquel furor político que desprecio pero que al final termina siendo realmente divertido.

Prefiero ver lejos estos motivos de vida y ver cerca cualquier otra cosa.

Olvido mi identidad y los miedos que miedo me dierón cuando era niño. Olvido que le temo a la soledad y que de una manera muy jodida en ocasiones disfruto de ella...


Y mientras camino sobre mis pasos y estas líneas, recuerdo que "Ya no tengo inspiración".

*
Entre el recuerdo y el olvido se va tejiendo un camino, uno del que no nos podemos referir, que nos avergüenza y enorgullece. Estar vivo es la constante sucesión de eventos significativos, tal vez para ti, tal vez para mí o para alguien en algún lugar de este mal llamado mundo. Hoy no creo en dios ni creo que lo haga mañana... Al fin y al cabo nuestras acciones y creencias las dirigimos nosotros mismos, es por eso que salen tan mal, debido a los problemas y el caos .... esa es la vida humana .... eso es lo que no gusta .... eso es lo que hace divertida esta condición.

[Fragmento de algo que no estoy por escribir]

B.
Comenzar a escribir es como levantarse por las mañanas: si no lo haces, no pasará nada. Esa es, según yo, la preocupación de un escritor, aunque el título suene demasiado alto para los que llevamos este espacio, y, en especial, para mí. Pero tomemos la palabra en su sentido estricto, alejada de asociaciones culturales superfluas (no de todas, pues sin cultura no existiría palabra, y sin palabra no habría escritores)... Y ahora que menciono esto (lo que apareció palabras atrás entre paréntesis) la palabra "paradoja" invade mi mente...mas no quiero cansarlos ni pretendo experimentar de forma espontánea con algo como un "flujo de pensamiento". En todo caso, tampoco pretendo dar un concepto de escritor —aunque lo haya parecido—, pues no soy el más indicado. Mi intención real es contarles algo.

Retomo la idea de decisión para referirme a la apertura de este blog. No les daré la bienvenida, pues un anónimo ya lo ha hecho en nombre de todos y hacerlo nuevamente sería redundar. Como ya sabrán —o deben de suponer—, este espacio es excusa para dar a conocer nuestras locuras. Pues bien, aquí les traigo la primera locura.

.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.


Subió torpemente el mísero número de escalones que llevaban al interior del vehículo mientras un niño intentaba evitar su caída. Sus brazos se movían de forma descoordinada, todo en nombre de sus manos ansiosas de materia. Cuando estuvo ya de pie en el bus, sujetado a las barandas metálicas que separan el espacio del chofer con el de los viajeros, vino el niño y lo ayudó a ubicarse: cada mano alcanzó, luego de algunos intentos y con una voluntad a punto de ceder, uno de aquellos aros que cuelgan normalmente de los pasamanos. El hombre quedó con la vista al frente, aunque sería más correcto decir que quedó dando el frente a todos los viajeros, pues los anteojos oscuros que llevaba, además de la forma de sus movimientos, evidenciaban la ausencia del concepto de visión en sí.
El niño se puso a un lado, traía consigo uno de esos bastones metálicos plegables. El hombre permanecía en silencio, con la cabeza gacha. Un buen hombre ubicado cerca de él le dirigió la palabra.

— Siéntese —le dijo mientras procedía a dejar su asiento.
— Gracias, señor, pero va a trabajar —contestó el niño tímidamente.

El hombre había derrotado al vacío al depositar su confianza en los aros que sostenía. El bus pasó una curva. La cuasisombra del hombre tuvo un brusco movimiento, mas su masa fue equilibrada por las manos del niño. Sólo aquí decidiose a hablar.

— La oscuridad —decía—, hermano, es horrible...no puedo ver nada....la oscuridad, hermano —y trataba de explicar algo que incluso para él parecía inefable.

Su ceguera era reciente, según decía, consecuencia de un accidente del que no dijo más que eso. Su silencio volvió entonces y bajó temerosamente una mano en busca de su hijo, que se encontraba a su lado. Este sacó un papel enmicado y se lo entregó.

— Esto es el acta de defunción de mi esposa, hermano —dijo— ella falleció en el accidente...

Y algunas palabras desordenadas más sobre su pena y la invitación de su hijo a pedir por él le dieron paso nuevamente a su silencio.

El niño pidió entonces aquel papel a su padre, lo dobló en dos, y cogiéndolo de manera que quedase curvo, pasó, taciturno, a pedir limosna.

El hombre esperaba inmóvil, a excepción de su cabeza, que pasó a recostarse sobre su brazo derecho. Cuando el niño estuvo de regreso, jaló de la camisa de su padre en señal de que había concluido su trabajo, y, una vez más, los torpes pasos y las ansiosas manos despertaron en él.

— Despacio —decía el niño mientras ayudaba a su padre a salir del bus, o al menos eso fue lo último que le escuché decir.

.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.

Bien, eso es todo. No sé si les gustó...pero en fin, critiquen si se les antoja, y gracias por leer.
Bienvenido, a este (nuestro) lugar.... (Nuestro) Lugar donde la noche es con nuestra música... o en nuestro caso, nuestra prosa.
Mientras cambiaba parte de la letra a una canción de Amén, un grupo de amigos decidimos dar inicio a este blog, en el cual solo escribiremos la primera locura que se nos venga a la cabeza, un juego de nuestra imaginación o simplemente cualquier cosa que quiera ser escupida al mundo.
Tratando de no tener fallas ortográficas para no faltarles el respeto a mis compañeros y tratando de mantener algunos para hacerle honor al nombre presento a Zack, Joseph Curwen, Liàre.J.A. y a éste, su "ni tan humilde" servidor en este proyecto —o como quieran llamarle...— o, mejor aún, en este Errror de Imprenta.
En la tarde del día de ayer, mientras hablábamos de caos, de literatura, de personas y "personas", a unas horas de ir a ejercer nuestro derecho ciudadano, vamos a iniciar nuestra escritura.
Por ahora, todos - sobre todo "todas"- tranquilos (y tranquilas) de estos locos con el poder de escribir, porque Liàre.J.A. aún no se presenta, Joseph Curwen aún escucha a esa Chica triste que te hacía reir, Zack cuida de quien quiero que cuide y yo le regreso el favor cuidando a alguien de una posible abducción...
Buenas noches, compañeros. Es hora de dormir, es hora de soñar y de que sus más deseadas pesadillas tomen lo que queda de realidad y lo "vuelquen" hacia ese lugar...